Cuando me preguntáis a qué hora quedamos para hacer la sesión de fotos en exteriores,  siempre os digo lo mismo, “durante las dos horas antes de la caída del sol”. Dependiendo de la estación del año en la que nos encontremos, será antes o después.

¿Por qué a esa hora?. Porque la luz es mas suave y evita las sombras muy duras. Su color rojizo da como resultado unas fotos más cálidas. El sol está más bajo y la cantidad de luz es menor, eso nos permite incluir el sol en nuestras fotografías.

El resultado salta a la vista. Aquí os enseño algunos ejemplos